Innovar en iluminación para ser más sostenibles

En el artículo de hoy, Marta del Campo, Responsable de Comunicación de Schréder, comparte con nosotros  como «autor invitado» la importancia de poner límites la iluminación  y los problemas ambientales derivados de la contaminación lumínica.  ¡No te pierdas todo lo que nos cuenta!

 

Nos encontramos en un momento de la historia donde nunca antes se había dispuesto de tanta tecnología. Desde la invención de la bombilla incandescente por parte de Thomas Edison en 1880 no se había dado una revolución tan significativa dentro del sector de la iluminación hasta la irrupción de la tecnología LED, lo que ha supuesto un enorme desafío para las administraciones locales e importantes beneficios para las ciudades que buscan no sólo alumbrar, sino el embellecimiento de las ciudades a través de soluciones respetuosas y eficientes energéticamente que dotan de identidad a la ciudad y preservan el Patrimonio histórico.

 

Definir y especificar los límites en la iluminación.

Desde hace años, se venía hablando de los problemas medioambientales derivados de la acción del ser humano y que ponen en peligro al planeta, pero quizás ha sido la crisis sin precedentes del coronavirus lo que nos ha vuelto más reflexivos y conscientes de lo vulnerables que somos a ciertas amenazas por el impacto que éstas pueden llegar a tener en nuestras vidas. 

Tras la pandemia, surge un nuevo propósito en las empresas de recuperación post coronavirus que establece la hoja de ruta hacia un modelo socioeconómico sostenible e inclusivo. Y que viene determinado por la Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible para proteger al planeta y a las personas.  

Esto supone un desafío para las empresas que se han visto obligadas a impulsar acciones encaminadas a lograr un mayor liderazgo, más recursos y soluciones más inteligentes, dentro del marco de regulación de los gobiernos y las autoridades locales.

 

¿De qué manera la iluminación puede ayudar a lograr los ODS de la Agenda 2030?

Concretamente en el sector de la iluminación pública, el diseño del paisaje nocturno cobra una especial relevancia la contaminación lumínica, donde la iluminación técnica de calidad juega un papel importante en las ciudades. A través de la planificación y la gestión de la red de alumbrado, se busca avanzar hacia un diseño de paisaje nocturno atractivo que al mismo tiempo de respuesta a la llamada de acción de los ODS, de los cuales 7 son directamente aplicables a la iluminación; garantizar vida sana y promover bienestar para todos (ODS 3), energía asequible, segura, sostenible y moderna (ODS 7), promover crecimiento económico sostenido e inclusivo, pleno empleo y trabajo decente para todos (ODS 8), construir infraestructuras resilientes, industrialización inclusiva, sostenible y fomentar innovación (ODS 9), lograr ciudades y comunidades sostenibles, inclusivas, seguras y resilientes (ODS 11), modalidades de consumo y producción sostenibles (ODS 12), medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos (ODS 13).

Por tanto, una Iluminación eficiente, inteligente y sostenible supone un menor consumo energético, una menor huella de carbono y un ahorro en costes, proporcionando un entorno más acogedor y saludable para la ciudadanía y, al mismo tiempo, respetuoso con el medioambiente. 

 

La revolución en las relaciones entre los objetos y las personas

Soluciones conectadas como el IoT son cruciales para gestionar, medir, y supervisar la red de alumbrado, ya que posibilita regular el nivel lumínico en ciertos momentos. Por ejemplo, permite interrelacionar el alumbrado con el estado del tráfico, para que en situaciones de emergencia poder disponer del máximo nivel lumínico, o con el servicio de recogida de basuras, para poder subir el nivel de alumbrado en la zona de la ruta de dicho servicio, o con estaciones meteorológicas, para determinar el nivel de alumbrado en función del estado meteorológico. 

En definitiva, para iluminar dónde, cuándo y cómo se necesite con la uniformidad adecuada y sin deslumbramientos. Además, permite la recopilación de datos a través de las luminarias, en términos de consumo y potencia para lograr una mejor gestión de recursos y toma de decisiones. 

 

Cambio de paradigma en la iluminación

La Smart City por tanto, acerca la tecnología a las ciudades poniendo el foco en crear una ciudad más sostenible y segura donde los ciudadanos tengan a su servicio todos los beneficios de la iluminación. En definitiva, la conectividad da la posibilidad de crear ciudades tecnológicas, de crear sinergias con otras aplicaciones, instalaciones, y servicios favoreciendo no sólo al ciudadano sino protegiendo la oscuridad de nuestro cielo.

Cuando nos referimos al concepto de contaminación lumínica hablamos de Intrusión lumínica, deslumbramiento, y dispersión hacia el cielo. Y es que se ha demostrado que el aumento de los niveles de luz artificial produce alteraciones en los ritmos circadianos y en los ciclos sueño-vigilia. Por lo que debemos poner el foco más que nunca en la salud de las personas y su bienestar a la hora de realizar estudios lumínicos o planificar renovaciones de alumbrado en las ciudades desde una perspectiva de futuro. 

 

 

En el sector de la iluminación ya se están propiciando diversos cambios, las luminarias más avanzadas ya integran etiquetas inteligentes que favorecen la gestión del inventario, sistemas de control del alumbrado y sensores de detección de movimiento para iluminar cuando sea necesario y todo ello dentro de un marco de economía circular donde se busca que los productos sean reciclables, entendiendo la economía circular desde la fase conceptual del diseño, la producción y el impacto medioambiental que puedan tener en las luminarias, pero también facilitar la retirada de los componentes y la separabilidad de los materiales una vez finalizada su vida operativa.

 

Concienciación en el proceso de fabricación

En una economía circular, los productos forman parte de una red de valores en la que se aprovechan todo el tiempo posible y que sujetas a sus características, permitan reutilizar, reacondicionar, actualizar o reciclar sus componentes. Todo esto, posibilita un aumento de la eficiencia, una reducción en los costes operativos, mayor resistencia y disminución del impacto ecológico.

Desde una visión holística, se deben establecer unos requisitos mínimos de alumbrado que nos permitan adaptarnos a cada entorno urbano y construir ciudades desde la sostenibilidad y la innovación para las generaciones venideras, hablamos por tanto, de un nuevo enfoque más responsable y orientado a las personas y al planeta mediante el uso de la tecnología, creando espacios más saludables, seguros y eficientes gracias a una iluminación inteligente.

“Estaremos realmente atrapados con la tecnología cuando todo lo que realmente queramos sean sólo cosas que funcionen”.  (Douglas Adams)

 

 

 

En esta sección compartimos contenidos exclusivos de referentes de la comunicación y líderes en sectores clave, que participan en el Blog de Señor Lobo & Friends como autores invitados, aportando su expertise en diferentes temas, sus opiniones y sus recomendaciones para empresas.

Si te ha gustado, compártelo

Share on twitter
Share on linkedin

Posts relacionados

Síguenos para estar informado