global risks 2021

Tendencias globales de riesgo 2021

“El sistema democrático todavía está esforzándose para comprender qué le ha golpeado, y apenas está capacitado para habérselas con los trastornos que se avecinan.”

Harari, Yuval Noah. 21 lecciones para el siglo XXI (Spanish Edition) . Penguin Random House Grupo Editorial España.

 

Un mundo en riesgo

Hace alrededor de un año analizábamos en este mismo blog las tendencias globales de riesgo que nos ofrecía el World Economic Forum en su Global Risk Report. Parece que ha pasado una eternidad. La pandemia lo ha trastocado todo y, además, en España hemos comenzado el 2021 de la peor forma posible. Me refiero a los estragos de la borrasca Filomena.

En aquel análisis los riesgos vinculados al cambio climático y los desastres naturales parecían ocupar el grueso de las preocupaciones. Hoy, un año después, la amenaza sigue ahí y sus efectos también. Sin embargo, en aquel informe nadie puso el foco en las pandemias como una de las principales amenazas. Nadie lo vio. Nadie se preparó. Nadie anticipó el riesgo. Y por lo tanto, la eficacia de la respuesta global la conocemos todos. La fortaleza de la resiliencia de la sociedad se basa precisamente en eso. Es decir, en la anticipación, la actualización de riesgos, su mitigación y la preparación para neutralizarlos cuando mutan a crisis.

El último Global Risk Report 2021 pone el acento en las pandemias ¡Qué menos!

Decía el historiador Yuval Noah Hariri en su libro 21 lecciones para el siglo XXI :“¿Conseguirá el sistema político lidiar con las crisis antes de quedarse sin dinero?Es una frase en mi opinión clave en su relato. Además, pone el acento (de forma premonitoria) en el debate actual economía vs salud. Y en ese debate y en el equilibrio de las políticas es donde nos jugamos el futuro.

Comencemos con el análisis de las tendencias globales de riesgo 2021.

 

El futuro será verde, o no será

Entretanto, la solución para sobrevivir a esta crisis llega de programas como Next Generation  y en la economía verde (sin duda una elección acertada) y en el desarrollo tecnológico y de las telecomunicaciones. Es en este punto donde los riesgos se hacen exponenciales y las desigualdades sociales pueden profundizarse, más allá de norte-sur. Como señala de nuevo Hariri:  “Donald Trump advirtió a los votantes que mexicanos y chinos les quitarían el trabajo, y que por tanto tenían que erigir un muro en la frontera mexicana. Nunca advirtió a los votantes que los algoritmos les quitarán el trabajo, ni sugirió que se construyera un cortafuegos en la frontera con California.”

Todo parece indicar que la profundización en la digitalización incrementará la brecha del conocimiento dentro de las sociedades. Y que esta desplazará del mercado laboral a una gran parte de la población en favor de la automatización, los algoritmos y las grandes corporaciones. Por lo tanto, el crecimiento económico será desigual y beneficiará sólo a unos pocos.

Sumemos a esto que la IA va camino de suplantar, como dice  Hariri, a los humanos en lo que hasta ahora eran habilidades exclusivamente humanas. De hecho, una IA podría ya mismo escribir por sí misma este mismo artículo y, probablemente, de igual o mayor calidad.

 

Una solución global ante una crisis generalizada

En este contexto nos encontramos ante una profunda crisis global que la pandemia ha acelerado. Precisa, por tanto de una solución global, ya que la sociedad global es actualmente una única civilización. De hecho la pandemia, así lo señalan todos los informes científicos, tendría su origen en la destrucción de valiosos ecosistemas. Así, en las décadas venideras la humanidad se enfrentará a una crisis existencial. Esto es debido a que Homo Sapiens se ha convertido en un asesino ecológico en masa, no sólo de ecosistemas, sino de su propia estirpe.

El reto ecológico, y en eso tenía razón el Global Risk Report de 2020, sigue siendo, en mi opinión, una de nuestros principales objetivos como humanidad. Para resolverlo el Estado Nación no es la respuesta. ¿Vendrá  ésta de la mano del desarrollo tecnológico? ¿O propiciará que, tras 4.000 años de vida orgánica, la cúspide de la pirámide sea ocupada por la vida inorgánica?

Necesitamos globalizar la búsqueda de la solución porque el tamaño de los dilemas que enfrentamos nos afectan a todos por igual.

Como dice Hariri en 21 lecciones para el siglo XXI: “Lo que confirió a Homo sapiens una ventaja sobre los demás animales y nos convirtió en los amos del planeta no fue nuestra racionalidad individual, sino nuestra capacidad sin parangón de pensar de manera conjunta en grupos numerosos.

 

La comunicación con valores, clave para las marcas

Y en ese ámbito de la cooperación es donde la comunicación es esencial para la resolución del problema. Porque sólo creando relatos de ficción compartidos es cómo el Homo Sapiens evoluciona y sobrevive. Y esto es algo que no puede realizar ninguna otra especie. El poder de las historias es, pues, la herramienta clave para sacarnos del pozo en el que nos sumergimos más cada vez. Pero, eso sí, una comunicación con propósito, basada en valores, transparente y que ponga a las personas en el centro. ¿Están las organizaciones preparadas para ello?

Hace sólo unos días se publicaba la carta anual de Larry Fink ,CEO de Black Rock a los CEOs. Fink trasladaba la necesidad de que “las compañías den a conocer un plan que describa la forma en que su modelo de negocio será compatible con una economía de cero emisiones netas”.  Entre  otras cosas añade: “Cuanto más pueda su empresa demostrar su propósito para entregar valor a sus clientes, empleados y comunidades, mejor podrá competir y ofrecer beneficios duraderos y a largo plazo para los accionistas.”

 

Los principales riesgos según el Global Risk Report 2021

El clima extremo, el fracaso de la acción climática y el daño ambiental y el fracaso de la ciberseguridad se sitúan como claras amenazas para los próximos 10 años. No obstante, el mayor impacto se lo llevan las enfermedades infecciosas que ocupan el primer lugar. Les siguen los riesgos ambientales, armas de destrucción masiva, crisis de deuda y avería de la infraestructura de IT.

Las consecuencias a corto plazo incluyen crisis de empleo y medios de vida, desilusión generalizada de los jóvenes, desigualdad digital, estancamiento económico. Además del daño ambiental causado por el hombre, la erosión de la cohesión social y los ataques terroristas.

En el período de 3 a 5 años destacan los riesgos económicos, incluidas las burbujas de activos, la inestabilidad de los precios, las crisis de los productos básicos y las crisis de la deuda. Le siguen los riesgos geopolíticos, incluidos los conflictos y las relaciones interestatales. Para completar el panorama de tendencias globales de riesgo 2021 falta sumar las armas de destrucción masiva, los efectos adversos de la tecnología y el colapso de estados o instituciones multilaterales.

 

La aceleración tecnológica

La COVID-19 ha influido en las tendencias globales de riesgo 2021 sin lugar a duda. El coronavirus ha acelerado la Cuarta Revolución Industrial con el comercio electrónico, la educación en línea y el trabajo remoto. A priori, grandes beneficios no exentos de riesgos como la “desigualdad digital”. Esta es una amenaza crítica a corto plazo, según el Global Risk Report ¿Se acuerdan de Hariri en 21 lecciones para el siglo XXI?

Dice el informe: ”Una brecha digital cada vez mayor puede empeorar las fracturas sociales y socavar las perspectivas de una recuperación inclusiva. El progreso hacia la inclusión digital se ve amenazado por la creciente dependencia digital, la automatización acelerada, la supresión y manipulación de la información, lagunas en la regulación tecnológica y lagunas en habilidades y capacidades tecnológicas.”

 

Clima y Pandemia amenazas los modelos de Estado

Y cerramos con lo referido a la conjunción de estos dos aspectos. Así se refiere a ellos el informe:

“Las respuestas a la pandemia han provocado nuevas tensiones internas y geopolíticas que amenazan la estabilidad. Es probable que la división digital y una futura “generación perdida” pongan a prueba la cohesión social desde dentro de las fronteras, exacerbando la fragmentación geopolítica y la fragilidad económica global. Con el aumento de la frecuencia de los estancamientos y los puntos conflictivos, los encuestados de GRPS calificaron el “colapso del estado” y el “colapso del multilateralismo” como amenazas críticas a largo plazo.

Los encuestados de GRPS señalan una perspectiva geopolítica desafiante marcada por la “fractura de las relaciones interestatales”, el “conflicto interestatal” y la “geopolitización de recursos”, todos pronosticados como amenazas críticas para el mundo en tres a cinco años.”

 

Un poco de esperanza ante las tendencias globales de riesgo 2021

Finalizamos con un poco de luz citando de nuevo el informe del Global Risk Report. “Con los gobiernos aún deliberando sobre cómo pasar de la emergencia a la recuperación, y con las empresas que anticipan un panorama empresarial cambiado, existen oportunidades para invertir en un crecimiento inteligente, limpio e inclusivo que mejorará la productividad y la entrega de agendas sostenibles.

Hagamos caso al CEO de Black Rock y configuremos nuestros relatos de ficción  desde un sólido propósito que ponga a las personas en el centro.

@LuisSerranoR

Director general

Director General en Señor Lobo & Friends. Con más de 23 años en la comunicación de crisis y emergencias es uno de los mayores expertos del país. Fue director de crisis en LLYC y jefe de prensa del 112 de Madrid durante el 11M.

Si te ha gustado, compártelo

Share on twitter
Share on linkedin

Posts relacionados

Síguenos para estar informado